3/4 lleno

Aprende a dejar espacio para lo impredecible

“Dejar el bulto ¾ vacío me dijo…” un maestro del buen vivir; de todas las maneras que muchos expertos nos dicen. Algunas buenas y necesarias para despejar, aclarar y dejar los espacios habitables más libres y abiertos para atraer más bienestar, salud, y en general armonía a nuestras vidas; esta de dejar lo que sea que se adapte ¾ vacío me ha parecido realmente maravillosa.

Esta muy frecuente ahora sobrellenarse la vida, de quehaceres, eventos, actividades porque la neurosis es tal al pavor de escucharnos y encontrarnos solos en silencio. Muchos somos extremistas y creemos que cuando hablamos de estar desocupados nos puede invadir alguna especie de plaga perezosa; ¾ lleno es justamente la posibilidad para trabajar esos miedos a soltarlo todo y conocerse a uno mismo más.

Si lo piensas ¾ lleno sirve hasta para comer y no quedar repleta de comida para que no sea tan dura la marea alcalina, o generarte stress al estómago de todo ese alimento qué hay que digerir.

En clases o simples conversaciones, dejar al escucha con ¾ de espacio para el silencio, dudas o comentarios.

En Yoga se llama Savasana y debe en sus mejores instrucciones tener ese ¾ de la clase, para asimilar y dejar que el cuerpo libere la bioquímica necesaria para restaurarte y regenerarte.

Conozco algunos con 3/4 de vida gestando todo de nuevo si es necesario y recreando con toda la sabiduría todo aquello que desean cambiar.

¿Empezar de 0 no es esencial, es empezar con la valija ¾ llena, porque no quieres repetir los mismos errores, cierto? Quieres empezar bien entendida y bien enterada de lo que a vos no te sirve, no te gusta y definir en detalle lo que si.

Para luego pedírselo a ese Dios, ser superior, universo o llámale como quieres con todo lujo de detalles. Sabiendo que lo más importante no es pedir es recibir. Antes bien confiando que te va a llegar. Como un pedido en Amazon debes leer bien las características y todas las letras pequeñitas para que no te llegue algo que no quieras.

Dejando ese ¾ para que la persona que llegue sea aún más maravillosa de lo que pudiste pedir e imaginar, que tenga cualidades quizás que siempre soñaste entonces así deja ese ¾ abierto para más de lo mismo en dirección a lo maravilloso.

Tres cuartos lleno, una nueva filosofía de vida para andar más holgados en el espacio físico y emocional de nuestra vida. Aparta así en tu armario, en tus gavetas, en tu cocina, en el tanque de gasolina, y como aconsejaba Aristóteles todo en su justa mesura, no embotarse de nada, para dejar ese sabor y que queden deseos de más una repulsión.

Cuando dejas espacio para lo inimaginable la sensación de sorpresa te mantiene viviendo en el momento presente. Redescubriendo incluso lugares y personas que son parte de tu día a día. Es una receta para vivir bien, teniendo 1/4 de tiempo siempre vacío para crear junto con la espontaneidad algo maravilloso para vos mismo o para alguien más. En ese cuarto de tiempo pueden surgir las mejores Epifanías y declaraciones de vida que te puedas imaginar. Junto a una mente expandida, coleccionista de pequeñas victorias podrías festejar cada instante de ellas enriquecida de emociones vívidas y edificantes historias.

Esforzarse y Forzarse

Aprender a discernir cual se adecúa en cada momento de nuestras vidas. Un camino hacia el autoconocimiento.
Por: Lahla Jiménez

Durante más de una década que enseñé yoga en clases presenciales siempre notaba a los que estaban iniciándose sobretodo, luchando con esta pareja de conceptos.

Así que dedique un sin número de clases a comprender desde cada asana(postura) ambos.

Lo primero era distinguir en el cuerpo como este reaccionaba.

Por ejemplo observando la respiración y la cualidad de la misma, la mirada de cada persona llevando a cabo la postura, si habían o no sonidos, la transpiración excesiva o no, y la actitud (dependía mucho de la personalidad y su historia).

El esfuerzo lo entendimos como una motivación interna un para qué estoy haciendo este trabajo físico, con resultados integrales que generaran cambios a niveles de vida. Esforzarme va de la mano con una respiración consciente y fluida, una escucha atenta y una anuencia a lo que se está haciendo, además una actitud vehemente de entender lo que necesito hacer y tomarme pausas en el curso. Aceptar las posibilidades corpóreas y reconocer mis límites. Está enfocado en si mismo y tiene la habilidad de reírse de si, si el reto propuesto no le sale del todo.

El forzarse por otro lado, viene de afuera, de las ganas de hacer que pasen las cosas y muchas veces conllevan a lesiones, hay mucha lucha entre lo que el cuerpo puede hacer y lo que queremos que haga, la típica respiración es la que llamábamos de “dragón” que pareciera estar echando fuego por la boca en vez de una respiración consciente y fluida esta de dragón es muy forzada y agotadora. La persona tiende a parecer enojada y su actitud es retadora para consigo misma; seguida de quejas y constantemente esta viendo lo que otros hacen en vez de enfocarse en sí mismo, se compara y se frustra.

Ninguno de estos es mejor que el otro, ambos son estadios de un proceso de autoconocimiento y reflexionar sobre cada uno es una tarea muy personal y transformadora.

La práctica del yoga revela muchos aspectos de cómo te relacionas contigo mismo y el mundo que te rodea. Dejar que estas enseñanzas en el Mat saquen quién sos es muy importante para crecer y convertirte en tu mejor versión.

Un balance entre el esfuerzo y el forzarse es crucial para lograr las metas ya sea en la práctica en si o en la vida misma.

 

Para ello toma nota de las siguientes indicaciones para que aflojes un poco o te retes más en tu práctica.

 

  • Dominas la postura (situación en la vida) con tu respiración consciente. O pierdes el control.
  • Observas si buscas mucha aceptación de los demás, te comparas todo el tiempo. O estás enfocado en tu proceso personal.
  • Tu actitud es asertiva, tranquila y esperanzadora. Aceptas con vehemencia lo que está pasando y adonde estás. O te frustras rápidamente, te autocríticas, te das duro poniendo múltiples excusas.
  • Cuando hay descansos, logras descansar, soltar, rendirte. O tu mente sigue juzgándote e intranquila.

Aprende a observar estos dos caminos, la práctica del amor propio está en aceptar como eres y cómo puedes mejorar.

Del caos al orden

Y de repente el caos te invade…que mierdero, solo no deja que pegue en el abanico.

La importancia de estar al día con tus emociones. Sacar la basura a diario, si la basura de tu mente.

El caos es esta fuerza proclamadora e iniciadora necesaria para abrir espacio a lo nuevo hagas lo que hagas para estar en orden el caos siempre entrará en tu vida para replantearte tu aquí y tu ahora.

Se te pierde algo y el descontrol te consume, que fueron las llaves, el celular un papel ssssuper importante y, queres tirar por la ventana tu vida entera del coleron.

Esta parte de tu día en acabose emocional ya pasó , y ahora que? Si si es posible empezar de nuevo, si necesitas hacer una especie de simulación de empezar con tu rutina de nuevo, digo hasta bañarse otra vez, pues hazlo. Haz lo que tengas que hacer para que el caos emocional no te consuma.

Tuviste todo tu rato para sentir la frustración, si no heriste a nadie en el proceso (ahí tendríamos que trabajar más profundamente) de permitirte tu humanidad, sigue entonces; soltar ya ese caos y re- encontrar La Paz ( que nunca se ha ido eso es verdad) en tu interior. Respira y pon en perspectiva eso que te molesto tanto y le permitiste sacarte de tu estado neutral.

Sin darse duro, ni juzgarse (es importante esto anterior) para poder pasar la página lo antes posible, remediar y mejorar. Estos arrebatos emocionales son indicadores de algún stress emocional que silenciosamente llevas por dentro. Porque sabes que es importante no perder ese objeto pero lo más importante es no perder la calma por haberlo perdido.

Algunas mejoras son

  • Tener un lugar para todo.
  • Dejarlo apenas lo terminas de usar en su sitio.
  • Recordar contra la pereza-diligencia

Haz vos tu propia lista, el cambio es inevitable y las mejoras son para darnos cada vez más espacio y disponibilidad para crear la vida que queremos vivir.

Segundas maternidades!

Convertirse en madre por segunda vez.

Desde el inicio te encuentras más calmada, hasta te pescas en momentos donde se te ha olvidado que estabas embarazada. Es como ver una película por segunda vez después de algún tiempo; siempre habrán detalles que hayas olvidado y otros que te habían quedado muy impresos que no se iban a ir jamás. Pues así es un embarazo por segunda vez.

Sin embargo cuando ya estás en semana 39 que agobio en combinación con ansiedad y ahora la película del primer parto que no fue tan grata se repite en tu mente casi a diario. Entonces que hacer, con ese torrente de expectativas y cómo cultivar La Paz y la tranquilidad en la recta final.

Primero he encontrado unas afirmaciones que las he repitió tres veces al día, luego aún con las sensaciones de un bebé de 4 kg sobre mi huesos púbicos me animé a caminar mis 30-40 km semanales. Ha pedir ayuda y a permitir recibirla. Ha dejar de juzgarme por sentirme abrumada y en desconcierto total sobre el futuro y en ser lo más transparente con mi esposo posible.

Luego, ha hacer vida lo más normal posible, “pretender hasta que suceda” de la frase en inglés “fake it until you make it” ha sido lo más cuerdo que pude hacer.

No es solo pretender, va más haya de lo aparente. Resulta que nuestro cerebro no distingue entre realidad o mentira, los neurotransmisores no saben si estamos pretendiendo ellos solo reciben el estímulo y lo demás lo podes dar por sentado. Ha habido estudios neurocientificos que aunque por dentro te sientas muy triste si, comienzas a sonreír el cerebro comienza a segregar serotonina, dopamina,  noradrenalina, y demás sustancias para generar el estado que el cuerpo físico está indicando. Así que pretender por ejemplo comerse un limón, imaginarlo y que al sentirlo en la boca tus papilas gustativas comienzan a salivar no es casualidad. La experiencia sobre haber probado un limón le da al cerebro la orden de repetir los detalles de dicha experiencia.

Con esa misma constante las afirmaciones, viendo videos de partos a los que quiera se asemejen el mío, meditar, meditar, meditar y meditar para generar en mi más conexión con el estado de armonía en el cual quiero permanecer en la labor de parto es esencial soltar el control. Dejar que Elliot y mi cuerpo se hagan cargo de este nacimiento. Sentir que estoy en buenas manos de profesionales y en el lugar que elegí me siento segura.

Con la entrega a la voluntad de Dios, y elegir (que es más que solamente decidir) aceptarme y apreciarme como soy, que soy una buena madre y por ello estoy siendo bendecida doblemente y que mi propósito vital se hace cada vez más claro Estar Presente En Cada Momento especialmente siendo madre para guiar y dar herramientas a mis hijos hacia la verdad que habita en sus corazones y encuentren la dicha y el gozo en la vida en lo que sea que emprendan.

El libro que me acompañó fue el de “ A Holistic guide to Childbirth, Magical Beginnings” de Deepak Chopra, siguiendo al pie de la letra todas sus recomendaciones, meditaciones, ejercicios y consejos de alimentación. Me ayudo para tener una guía clara y profesional.

Que los 10 meses de preparación para tener a tu Niño en brazos sean una escuela de autoconocimiento, sobre todo ser muy sincera contigo misma, reconocer tus miedos más profundos y trabajarlos de la manera más amorosa y paciente.

Las últimas tres semanas te sugiero sumergirte al máximo en estas afirmaciones o al playlist completo de mi canal de YouTube ojalá repetirlas tres veces al día para que entren en tu inconsciente y logres tus objetivos. Invitando a todo tu ser a una entrega máxima del proceso como sea que este se dé.

https://www.youtube.com/playlist?list=PLNf_gjmHkSkvOELWbJcfhLRYyV2E-rML_

Creo en segundas oportunidades, y Elliot es para mi el chance que me está dando la vida para conocerme a mi misma más, autoindagarme. Comprender el verdadero significado de soltar el control, aprender a observar sin juzgarme cómo reacciono frente al cansancio extremo, a la angustia y al miedo. Soltar el orgullo y las expectativas del ego para confiar en la eleccion del parto que sabía era posible tener.

Thomas mi esposo, un ser de luz y de armas tomar puedo decir que parimos juntos a Elliot, tuvimos el parto de nuestros sueños donde hubieron momentos tan intensos para salir corriendo y drama y medio sin embargo, valientes confiamos el uno en el otro yo para aceptar su guía, cuidado y sabiduría y el para confiarme y restituir en mi la habilidad para recordar que yo se parir.

El momento en que la partera nos avisa que ya había llegado a los diez cm de dilatación fue la dicha más grande que he sentido en mi vida 4 pujadas más tarde Elliot estaba en mis brazos. Decíamos todos SI a la vida, el amor se había exponen ciado todo lo que he sentido por mi esposo, por Stella todo se juntaba y se exponen ciaba con este abrazo, este SI PUDE.

Elliot llegó midiendo 52 cm, pesando 4360 gramos y cambiando nuestro universo para siempre, llenándolo de confianza, amor, luz, paz, dicha y gozo en el corazón.

Hey, la elección es tuya.

Para que dejamos que las cosas externas dominen nuestro mundo interno.

Es cierto que somos imitadores de nuestra realidad externa desde que somos muy pequeños es más, es nuestra forma de aprender, imitando es cómo apreciábamos y hasta hacíamos reír a los familiares en nuestra infancia.

Sin embargo sabemos también que llega un punto de quiebre en donde ya no somos graciosos en dichas imitaciones y más bien caer en el mono dice mono hace ya no es del todo bonito. Hacerle frente a la vida con sabiduría y discernimiento es la etapa que sigue si queremos poseer nuestro futuro y a nuestra vida tenerla en nuestras manos. Tenemos esa posibilidad es todo cuestión de empezar a elegir como lo vamos a hacer.

Elegir entre una vida dejando a cada cosa que te suceda dicte cómo sentirte. Es también una elección válida, no la juzgo del todo solo que muchas veces a estas personas que eligen vivir desde ahí, se pasan quejando de su elección, no están contentos con su vida sin embargo tampoco les apetece asumir el cambio de dirección y hacer esta elección consciente porque eso si, debe ser consciente lo más consciente posible, para que logres asumirla de igual forma cuando lo externo se pone feo, desagradable, frío, oscuro y aún así, recordar tu elección consciente de enfocarte en cómo queres sentirte al respecto a pesar de lo que estuviera pasando afuera.

Que lo de afuera dicte el cómo vas a empezar tu día, las noticias, te depriman y el clima dicte no solo lo que tenes que ponerte (que eso sería insensato) sino que también la cara que decidas llevar ese día. Es tu elección si solo tuya.

Lo mejor es, no solo dejar que esas situaciones dirijan un poco la mañana sino que permitas que arruinen todo tu día, hasta todo la vida. La quejadera igual que cualquier otro hábito luego se sale de vos de manera inconsciente, haz elegido quejarte tantas veces que ya sale solito el comentario negativo, despreciativo, comparativo y el prejuicio. Todo ahí en un segundo se puso espantoso, ruidoso y gris.

Para que todo este dejar pasar, dejar hacer, pare de una vez por todas; haz de elegir conscientemente con todas las garras y agallas posibles, que ser la oveja arcoíris de la tribu es una tarea que implica seguridad personal, baños de aceite a diario para que te resbale la envidia de los demás por elegir estar bien, y tener los pies bien anclados en la tierra para saber escoger con quienes compartes hasta tu hora de almuerzo sin preocuparte de presiones sociales absurdas.

Con tanta energía debes elegir este cambio de paradigma que muchas de tus viejas creencias van a quedar revoloteando en el espacio esperando que les dejes entrar de nuevo. La pobrecita de mi, la victima, y cuantos demás discursos baja piso te hayas inventado, Si, todos esos estarán en la atmósfera, y sugiero establecer límites contigo misma, cárgate de amor propio y ser muy cuidadosa con tus pensamientos, al inicio para generar ese cambio el esmero y la repetición deberán ser tus mejores aliados. La quejadera como otras adicciones del comportamiento y del pensamiento deben ser sustituidas por dosis altas de gratitud, positivismo aunque suene al inicio muy falso, y otras dosis más de convencimiento.

Las primeras semanas hasta un síndrome de abstinencia puedes experimentar como un deseo voraz por criticar y quejarte. Mantente ahí observando el proceso que verás frutos muy pronto.

Independiente a dependiente

De trabajar afuera de casa a trabajar en casa.

Por Lahla Jiménez-Grosjean Terapeuta Holistica, maestra de Reiki, yoga y meditación.

Las mujeres occidentales y pocas continentales están en una constante disyuntiva entre quererlo todo o tener que consolarse con una sola misión.

Misión que podría ser:

  • Mujer sin hijos y profesional.
  • Mujer casada sin hijos.
  • Mujer profesional con hijos.
  • Mujer que exitosa, casada, con hijos.
  • Mujer con todo el paquete pero infeliz.
  • Mujer con todo el paquete y feliz.

Etc etc etc.

He pensado en esa decisión de vida, y bajo que modelos perpetuar esa decisión.

Si aún en tus círculos de mamás se juzgan (en silencio) si queres intentar tenerlo todo, y aunque ni tus hermanas o madre lo hayan logrado vos deseas y sabes en tu interior que es posible.

Mujeres que se permitan realmente cultivarse y apoyarse una sin que el deseo de seguir los sueños sea un tema tabú.

Seguimos cargando con tantos estereotipos sociales sobre nuestro rol femenino.

Quiero hacer un espacio para que te reinventes según los dictados de tu corazón, sin juicios morales que te castren.

Porque tenías desde los 19 años de trabajar afuera de casa y apenas pudiste pagarte un apartamento saliste de la casa de tus padres por ese deseo de independencia. Hiciste y trabajaste de todo lo que podías dentro de lo que querías hacer. Aprendiendo a manejar tus platas como podías, tratando de no endeudarte y salir a flote, siempre sobreviviendo andando un pie después del otro. Algunos años más prósperos que otros, con algunas ayudas extras de tus padres para avanzar.

Una independencia bien ganada y construida, eras dueña de tu misma o por lo menos así te sentías. La posibilidad de que en algún momento pudieses dejar de trabajar afuera de casa no te pasaba ni cerca. No lo habías contemplado como vida en ningún momento, simplemente no era una opción.

De repente ese momento llegó, levantarte para alistar desayuno a los niños, y la primera salida sea para dejarlos en el kínder/escuela. Hacer mandados seguidamente y poco a poco ajustarte a un presupuesto fijo, otra posibilidad jamás antes pensada. Vivías “jineteando” cada centavo que te entraba, al fin y al cabo eras solo “responsable” de vos, si no salías o no tenías para la gasolina no pasaba nada, simplemente no usabas el carro.

Así despiertas cada mañana con el menú del almuerzo y la cena y verificando que día es a ver si toca o no feria/mercadillo.

Este cambio aveces te abruma como la niebla, te quedas pensando cuando volverás a ejercer tu profesión tal como lo hacías antes. Llena de nostalgia y pesadez por un pasado que sabes esta difícil que vuelva.

Pasas la página decidida a aceptar tu nueva vida, decidida a reinventarte. Tenes tiempo, tenes estabilidad, y la elección de apreciar desde la gratitud este nueva etapa es tuya.

Meditas un rato y te das cuenta que los seres humanos como dice Eckhart Tolle vivimos o con nostalgia del pasado o con ansiedad sobre el futuro muy pocos tienen la habilidad para encontrarse en el momento presente y vivirlo a plenitud.

Así que si no tuvieras hijos y todo este cambio de vida estarías deseando igual algo que ya pasó o anhelando algo que aún no tienes. Por eso decides y eliges poner los pies en la tierra y aceptar que conscientemente o inconscientemente haz elegido tu realidad actual y vas a darle con todo.

Así que comencemos con la re-invencion.

  • Preguntate con toda sinceridad. Este proceso es completamente personal.

1.¿Qué de tu trabajo afuera de casa te gustaba mas?

2.¿Cuál era tu mayor aporte?

3.¿Por qué lo extrañas realmente, se muy sincera, es por el dinero, el status, las interacciones etc, rebusca en tu interior?

4.Cuando trabajabas te quejabas de no tener tiempo para…..(piensa en eso que siempre decías no tener tiempo).

5.Como te ves en 5 años a nivel profesional e integral y que necesitas para llegar a eso.

Anota 5 personas, hasta artistas que te inspiran, cuales son las cualidades que más te llaman y que es lo que han logrado que te hace inspirarte en ellos. Son realmente completas y felices estas personas?  Tienen abundancia en su vida no solo económica sino integralmente?

Cómo vives el “mientras tanto” (encuentras tu verdadero propósito) con hijos o sin hijos?

Sigue sintonizada a este blog que te damos una visión, guía y voz para esos momentos de transición.

De una rutina rutinaria y aburrida, a una impregnada de chispa y alegría; una rutina sagrada

No me quedo de otra sinceramente, hacer de lo más ordinario lo más extraordinario y viceversa.

Me mudé de país sin mucha idea a lo que iba y que iba a pasar con mi mundo profesional. De una emprendedora dueña de se propio Centro de Bienestar a una ama de casa.

Eso si tenía algo muy claro en mi corazón -no iba a permitir que el estigma negativo de lo que se piensa de las amas de casa, se infiltrara en mi interior- .

Cuando tenia mi Centro/negocio siempre entraba en el bendiciéndolo, encendiendo inciensos y candelas , orando, y con el corazón lleno de gratitud por el espacio de sanacion que hacíamos todos juntos. Y así con música de mantras y toda la energía positiva del universo iniciabamos nuestras tareas.

Entonces empecé hacer lo mismo en mi nueva casa, con mi nuevo rol y en cada tarea. Desde ir a dejar a mi pequeña al kínder todo el camino cantándole canciones de la Danza de la Luna(de despertar conciencia y amor) hasta poner la ropa en orden en nuestros armarios. Todo lo empecé a hacer orando, cantando mantras y llena de gratitud. De una casa pasó a hacer un hogar, con aroma y esencia a hogar.

Cada momento que veía/sentía agobio o nostalgia por la vida que llevaba antes me animaba sola con el gusto de ver y sentirme capaz de hacer de lo más ordinario lo más bello y extraordinario. A esos detalles les permitía permear mi existencia, que me inundaran de paz y me ayudaran a llenar mis pulmones de oxigeno, de un SI, si quiero y solo depende de mi disfrutar de mi vida y mi momento presente.

Los niños absorben todo, y luego en rabietas que ni ellos mismos entienden exteriorizan. Hubieron momentos de desarmonía, tiliches por todo lado, ropa por todo lado, cocina sucia y desorden, Stella lo veía todo y se permeaba de eso y la confundía. Cuando empecé a crear la rutina sagrada ella solo exclamaba lo mucho que le gustaba su casa y lo linda que era.

Así que si vale la pena ese orden, ese famoso mantenga el aseo, más cuando tenes pequeños a quienes están imitando y siendo espejos de sus circunstancias.

Estudiando muchas listas esta fue la que más se adecuó a mi orden común y mi sentido interno de cómo hacer las cosas en casa.

Es toda tuya si la quieres para vos y tu casa.

De mujer a mamá.

Las mujeres siempre estamos en transición cada 13 años de nuestras vidas. Según lo que han marcado los ritos de paso desde épocas anteriores a las colonizaciones, habla en su libro “Danza de la Luna”, Ana Carmona. Un rito que nos marca mucho es el de convertirnos en mamás.

Y no solo desde el momento que te enteras que vas a ser mamá, sino en cada momento que luego lo compartes con otros, cada momento que te das cuenta que vas a estar al pendiente de alguien, que la vida está cambiando por completo y que vendrán tantos momentos donde serás llamada mamá, para reafirmar un nuevo rol, una nueva misión y un nuevo propósito. Quien sabe cuántas dudas, angustias y miedos vienen a tomar todo este cambio de paradigma. Pienso que Sí sabemos ser padres, eso está adentro; hay que sacarlo y conectarlo con el conocimiento para poder adentrarnos a la nueva experiencia. Que esta nos envuelva por completo con entereza dejando atrás la vida de antes sin culpa, y sin arrepentimiento. Aunque este muchas reprimimos por el que dirán de vos si te arrepentiste de haber parido si así tal cual a veces son solo pensamientos, que andan por ahí que dan pavor pensarlos. Jamás digas jamás, solo que ahora si un conocerse es imprescindible porque estos niños que llegan te van a sacar lo mejor y lo peor de vos, y va depender de cómo estés entrando en el proceso de convertirte en mamá que podrá ser toda una lucha o la cosa más maravillosa que te pudo haber pasado en la vida.

Te presentas luego en el parque como la mamá de tal, y ya te vas asentando en ese rol de que alguien depende al cien por cien de vos.

Es cierto también que no sólo se es mamá de seres humanos, se pueden sentir vínculos entrañablemente maternos con animales.  Proyectos que, en su momento de salir a la luz se usa coloquialmente la analogía de parirlos y así es, las mujeres en transición desde su mera esencia pueden parir más que hijos.

La separación viene del ego, cuánto discurso encontremos para separarnos una de la otra más grande nuestro ego. La unión viene del amor, encontrar puntos donde somos la misma cosa vendrá a ser beneficioso solo para la raza fémina que tan rico se las sabe pasar en sororidad y armonía.

Todo tu cuerpo cede ante esta transición desde el color de tus pezones en la última recta del embarazo hasta el tamaño y habilidad de tu cerebro ante la respuesta al cambio y al stress.

Toda tu vida cambia, y estará en transición mientras tus hijos sigan en sus propios procesos.

Mientras vos estés viva!

Mamá en transición de un bebé a un niño pequeño, mamá en transición de un niño pequeño a un niño grande y de este a la adolescencia para luego ser un joven adulto hasta ser abuela, bisabuela y lo que tú cuerpo aguante porque ya verás que ser mamá no tiene fin.

En todos estos estadios tú cómo mujer adonde estás, qué hay de tus sueños, de tus cuidados, simplemente que hay de ti misma en esta dependencia de otros contigo. Qué hay de vos en este ser tan necesitado por su comunidad.

Como vas asimilando todos estos cambios que te pasan? cuando ya la baja se acaba y quieres regresar al trabajo.

Así vienen tantos cuestionamientos a establecer nuevas formas, queres, debes, tenes, podes? volver a trabajar y que se entienda por trabajar a volver a ese horario u horarios y a estar bajo contrato con un empleador/a. Porque yo nunca he trabajado tanto más y sin descanso siquiera mental, que estando ahora en la administración del hogar.

Nuestro sistema hormonal que tan poca misericordia tiene con nosotras, el cambia y, ni nos avisa, solo aparecen los cambios y ya con todas sus secuelas, muchas tan desgarradoras y mutilantes que  ves tu vida y tu cuerpo descontrolado. Para luego darte  cuenta que nunca tuviste el control, solo aquella ilusión de tenerlo. Todos esos cambios te invitan a despertar del ensueño de qué estabas a cargo de tu vida.

Pasa luego con un segundo bebé o tercero para recordarte que quien manda no es tu conocimiento ni tu empoderamiento femenino o tus rituales de auto cuidado (si los tienes) manda?, quien manda?

La mente, las hormonas, la chispa divina dentro de ti que está conectada con todo lo creado. En serio te pregunto quien manda? Es esa fuente inagotable de amor incondicional que ha recibido tantos nombres, uno conocido es Dios, es esa fuerza/fuente la que manda.? Entonces la historia del control ha sido toda una fábula, una alegoría para dibujarnos un camino, hacia algo que quizás tuvimos más, en realidad jamás ni nos acercamos a tener; un control.

Completemos la paradoja entonces, mientras más en la ilusión del control menos en control estamos y viceversa o sea, mientras más en conciencia estemos de que no controlamos nada, más en control estamos.

Lo que nos toca es disfrutar del show, comprender que solo es aparecer, mostrarnos tal cual somos, con todo lo que nos aterra, con todo lo que nos paraliza, mueve, guía y sostiene.

Mostrarnos solamente, presentarnos ante lo que venga y con pequeñas dosis de valentía y vulnerabilidad. Este presentarnos se haga quizás cada vez más ligero.

No hay traba más grande que creer que ya entendiste algo, justo ese es el obstáculo frente a lo que viene o está por llegar. Presentarte es abrir el paquete nuevo con sorpresa en el rostro, con mente de principiante decía un muy querido maestro de yoga

Eres chica lista de listas?

De la vieja escuela de cuadernillo en mano y apuntes de todo, ahora te unes a las milenials y anotas todo en 📝notas de tu smart phone.

Bienvenida al club, yo lo veo como sanidad mental, sino lo escribo creo que todo eso que está en mi cabeza queda en una especie de limbo.

Me da hasta un duelo terrible cuando por no apuntar algo se me fue, y más cuando se que era realmente importante.

Ahora de ama de casa que es mi nuevo rol, después de dedicarme más de 15 años a la Terapia Holistica, al Yoga y en presencia enseñar y dar coaching me es indispensable mantener mi mente despejada y organizar mi día a día por mas simple que este sea.

Es mi práctica diaria de sacar la basura de mi cabeza, y con la de la casa de igual manera.

Debe ser a diario, porque no sabemos que pensamiento por ahí se nos puede empezar a podrir, y es lo que llamamos luego resentimientos y agobios que lo único que hacen es robarnos la energía y aveces hasta ayudan en el malestar general, cansancio físico y demás condiciones que comienzan todo por no haber hecho tu tarea, anotarlo en la lista.

Es rico si logras tacharlo y realmente llevarlo a cabo, es todo un logro aveces, sin embargo lo veo ahora más como un ejercicio pleno de meditación práctica y sencilla.

De repente hasta siento que tengo más espacio en mi cabeza para lo que realmente me es importante, cómo sacar la ropa de la lavadora jajajaja.

Haz tu listas, ten tu control center bien a la vista y verás que bien se siente tener visibilidad de tu momento presente, sobre todo para que no te consumas en una rutina aburrida sino que logres hacer de ella una rutina sagrada.

 

Responsabilidad = Libertad

Te enseñaron eso en la casa o a duras penas lo aprendiste en la calle. Sabes que es posible tener libertad responsablemente.

Cuando te pasas la vida buscando el famoso balance, ese nombrado sino Centro y quizás si ha asistido a clases de yoga te das cuenta que para esos yogis es como pan de cada día.

Si así es la llamada libertad me da hasta pena nombrarla ha sido Tan mal usada, gastada y mal interpretada sin embargo, cuando se enlaza con la responsabilidad hasta bizco hago.

Entender estos conceptos y llevarlos a la acción es tema a tratar de mínimo un par de cafés y un croissant. Jamás se me hubiera ocurrido hasta que conversando con una amiga sobre lo que le ha enseñado a su hija acerca del cómo hacerla responsable e independiente, segura de si misma y que se aprecie y quiera me di cuenta que, era realmente asombroso el unir ambos conceptos y que una adolescente los comprendiera era aún más precioso.

Mi amiga le dijo así sin más, “recuerda que entre más responsabilidad asumas tendrás más libertad” y mi cerebro explotó.

No lo podía creer, aún menos cuando la chica le responde “si ma, lo recuerdo” se referían al uso del teléfono celular, al tiempo frente a la pantalla, ya sea, chatiando o en Instagram.

Entonces aquí viene el contenido de este blog hoy, cómo balanceo estás dos fuerzas que durante una vida y la vida de los que me rodean ha sido repelentes y su interacción nunca ha sido la más amena.

Combinar que si me hago cargo de mi misma, me cuido, nutro mi ser por dentro y por fuera, me asumo por completo puedo gozar de la libertad de tener salud, tiempo, y hasta dinero extra porque logre discernir lo mejor para mi. Eso me parecía fabuloso el siquiera pensarlo posible.

La libertad que me da asumirme es parte de lo que me lleva realmente a la felicidad, a estar agradecida y a vivir más plenamente cada momento. No quería afrontar durante tantos años que mi salud, mi interacción con el dinero y mi vida emocional pudiesen liberarse si me hacia responsable de lo que me ocurría y el cómo lo manejaba. Era una Epifania completa, una libertad real.

Hablo de que si cambio el paradigma frente a estos dos conceptos, estoy creando una nueva relación conmigo misma, muchísimo más consecuente y sin tanta lucha por lo que antes creía era contradictorio. Una libertad responsable o una responsabilidad libre.